Últimas imágenes

Eventos Ferroviarios

Sesión usuario

Usted no ha entrado en


La estación de Caminreal H0 y N de Sklas

Los orígenes de la línea Caminreal-Zaragoza se remontan a principios del siglo pasado, cuando una de las compañías de ferrocarriles existentes por aquel entonces, la Compañía del Central de Aragón, tuvo la necesidad de unir más directamente Valencia y Teruel con Zaragoza. Hasta entonces y desde 1901, esta Compañía disponía de una línea de Valencia a Teruel, desde donde continuaba hasta Calatayud para enlazar con la línea Madrid – Zaragoza, gestionada por la Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante (MZA). Este trazado suponía dar un gran rodeo para llegar desde Valencia hasta Zaragoza, lo que dificultaba las comunicaciones férreas entre estas dos importantes ciudades.

Merece destacarse también la perfecta simbiosis de modernidad y tradición presente en la antigua Estación de Ferrocarril, realizada entre 1928 y 1932 por el arquitecto madrileño Luis Gutiérrez Soto, y cuya importancia radicaba en ser la primera estación del ramal “El Caminreal” , que terminaba en Zaragoza.

Kit estación de Caminreal H0 y N de Sklas

Kit estación de Caminreal H0 y N de Sklas

Terminada en 1933, consiste en un edificio de dos plantas con marcado sentido horizontal, conformando un conjunto de encantadoras formas, pero a su vez funcional y en armonía con el entono paisajístico donde se ubica. Tiene la silueta de una locomotora, y constituyó un punto clave, construyéndose en sus cercanías múltiples edificios para albergar a los viajeros que allí pasaban, lo que hizo de Caminreal el pueblo más importante hasta Calatayud, por delante de Monreal del Campo y, por supuesto, de Calamocha.

En la planta superior existían cinco viviendas, y en la inferior se encontraban dependencias tales como el despacho del jefe de estación, cantina, capilla, sala de espera, y se contaba con un servicio de paquetería. Disponía de una torre, que le daba el aspecto de la chimenea de una locomotora, y los arcos del porche donde se resguardaban los viajeros esperando a su convoy asemejaban las ruedas.